Si tenemos una piscina en casa o en la comunidad, es probable que nos hayan recomendado las alarmas y sistemas de seguridad perimetral para piscinas. A pesar de que estos sistemas de seguridad son más comunes de lo que pensamos, no todo el mundo entiende exactamente qué son, para qué sirven o por qué deberían instalarse particularmente en una piscina.

En el artículo de hoy, vamos a analizar todo lo referente a estos sistemas de seguridad: qué son, cómo funcionan, qué componentes tienen o cuáles son los principales beneficios que ofrecen.

¿Qué es una alarma perimetral para piscinas?

Los sistemas de detección perimetral para piscinas son dispositivos infrarrojos que se colocan en los extremos de la piscina a modo de barrera invisible. Sirven para detectar y avisar de una posible intrusión.

La alarma avisa de que algo o alguien ha cruzado el perímetro delimitado por los infrarrojos y, por lo tanto, se está produciendo una intrusión en la piscina.

Componentes de una alarma perimetral

Los sistemas de seguridad perimetral para piscinas cuentan con dos componentes básicos que los diferencian de otros sistemas anti-intrusos. Estos son el dispositivo emisor de infrarrojos y el dispositivo receptor. El emisor se encarga de emitir un rayo infrarrojo invisible. Por otro lado, el dispositivo receptor recibe el rayo.

¿Cómo funcionan?

El funcionamiento de estos dispositivos es muy sencillo de entender. Principalmente, cuando el rayo infrarrojo es interrumpido (aunque sale del dispositivo emisor, no llega al receptor), salta la alarma, ya que detecta que se ha producido una intrusión en el espacio vigilado.

En este caso, y según cómo esté configurada la alarma, se producirá un sonido de advertencia, mandará una notificación al dispositivo vinculado o, en el caso de las alarmas perimetrales para piscinas conectadas, se contactará con la central para ver si es necesario llamar a la policía.

Principales ventajas de los sistemas de seguridad perimetral para piscinas

Aunque los dispositivos de seguridad pueden ofrecer un sinfín de ventajas o beneficios, nos vamos a centrar en los principales y más destacados.

Para el cuidado de los más pequeños

Una de las principales ventajas de instalar este tipo de dispositivos en la piscina es que protegen a los más pequeños. Con este sistema, es posible detectar si algún niño está acercándose al agua sin supervisión, de manera que se pueden evitar posibles accidentes y desgracias.

Evitar a los intrusos no deseados

Si instalamos en el perímetro de la piscina los receptores y emisores infrarrojos, también podremos conocer en todo momento si alguien no autorizado está bañándose en la piscina. Puede ser un intruso no autorizado o un ladrón. Gracias a la alta precisión de los componentes del sistema, ningún individuo podrá acceder a la piscina sin ser detectado.

Seguridad para las mascotas

En el caso de que en la propiedad vivan mascotas, este sistema aportará a estas un nivel extra de seguridad. Por lo general, en estos casos, se suele programar el sistema de seguridad para que no salte la alarma con los animales. Gracias a ello, evitamos los posibles falsos avisos.

Incremento de la seguridad

Si la alarma perimetral está conectada con una central, incrementaremos notablemente la seguridad de la vivienda o la comunidad. Si accede algún intruso no deseado o ladrón, la policía será alertada en unos pocos segundos.

Conclusión

Como hemos analizado en el artículo, las alarmas y sistemas de seguridad perimetral para piscinas pueden ser un verdadero salvavidas. Aportan un grado superior de seguridad en un entorno peligroso como la piscina. En Seguridad JCH somos una empresa líder en sistemas de alarma en Albacete. Hacemos un llamamiento a contactar con nosotros para mejorar la seguridad en cualquier piscina doméstica o privada. Aportamos soluciones de calidad.