Una central de alarmas es la sede de control con la que cuenta un sistema de alarma y es la encargada de recoger y analizar los avisos que este recibe. Para que sea útil y eficaz tendrá que tener personal especializado disponible las 24 horas del día y los 365 días del año. Es un elemento fundamental para que estos sistemas funcionen de la manera adecuada, ya que esta central es la encargada de garantizar su efectividad y seguridad. Desde Seguridad JCH queremos hablaros un poco más sobre el funcionamiento de las centrales de alarmas.

Cómo funciona una central receptora de alarmas

La central se encuentra en continua comunicación con todos los sistemas de alarma a los que pueda estar conectada. Esta comunicación entre el panel de control y la central puede darse mediante diversos métodos. Por lo general, se dará al menos a través de dos vías para permitir que la comunicación siga fluyendo aunque falle una de ellas.

Las principales vías de comunicación entre la central receptora y el panel de control son las siguientes:

  • GSM: A través de las antenas de Internet. Nos permite acceder a las imágenes de nuestra propiedad desde cualquier lugar y a través de un dispositivo móvil. Uno de sus principales problemas es que esta señal suele ser fácil de inhibir.
  • Red telefónica: Si se conecta a la red del teléfono, el panel de control puede comunicarse con la central como si del propio teléfono se tratara. Su principal inconveniente es que se produzca un corte de electricidad.
  • Ethernet: A través del router que tenemos cada uno en nuestra casa. Tiene prácticamente las mismas características que la conexión GSM aunque también es susceptible de sufrir algún tipo de sabotaje.

Cómo recibe la central de alarmas los avisos

Cuando los sensores de la alarma se activan, envían la información que recogen al panel de control, este, a su vez, la envía a la central receptora. En la mayoría de casos el proceso suele durar entre 12 y 15 segundos.

Cuando la central atiende el aviso, que suele tardar entre 30 segundos y 1 minuto aproximadamente, debe analizar la información con minuciosidad para determinar de qué tipo de emergencia se trata o si puede haber sido una falsa alarma y, por lo tanto, no hay de qué preocuparse.

Aun así, debe ponerse en contacto con el propietario para informarle de lo ocurrido, ya sea por una emergencia real o si se trata de una falsa alarma. En el caso de que verdaderamente sea una emergencia, la central llamará al propietario con periodicidad para tenerlo bien informado de todo lo ocurrido.

Además de con el propietario, tiene contacto directo con la policía, los servicios sanitarios y los servicios de seguridad. Según el tipo de aviso que reciba se pondrá en contacto con uno u otro especialista para que acuda al negocio o vivienda y tome el mando de la situación.

Requisitos que debe cumplir la central receptora de alarmas

Debe cumplir una serie de requisitos para estar homologada, los más importantes son los siguientes:

  • Debe contar con un plan de contingencia.
  • Debe tener un sistema de detección de ataques internos y externos.
  • Debe tener disponibles diferentes vías de comunicación, por si una de ellas no funciona.
  • Tiene que estar en una propiedad protegida física y electrónicamente.
  • Tiene que estar conectada a otra central receptora.
  • Debe tener instalados sistemas de alimentación eléctrica que sigan funcionando si se corta la electricidad.

La central receptora de alarmas es fundamental para que un sistema de alarmas funcione de manera correcta. Si no es así, nos sería imposible estar informados de cuándo han podido entrar a robar en nuestros hogares o negocios y, además, el sistema tampoco podría avisar a la policía o al profesional correspondiente.

En Seguridad JCH trabajamos con la mayor central de alarmas de país para ofrecer así a nuestros clientes un servicio totalmente automatizado, activo los 365 días del año durante las 24 horas del día.