La normativa de extintores de aplicación es muy rígida. La razón de las normas poco flexibles son una garantía de seguridad. Lo que pretenden estas leyes es minimizar el riesgo ante un posible incendio. Un extintor de incendio es un equipo completo para proyectar y dirigir sobre un fuego. Funciona gracias a una presión interna que acciona la expulsión de una espuma que se contiene por presión. También hay un gas auxiliar que se libera antes de que el extintor comience a hacer su trabajo. En realidad, todos los conocemos o tenemos uno cerca. Están ahí para velar por nuestra seguridad pero para funcionar correctamente han de contar con un adecuado mantenimiento y seguir unas normas concretas.

Normativa de extintores de incendio

Podemos encontrar dos clases principales de extintores de incendios: los portátiles y los móviles. La principal diferencia es que un extintor portátil pesa como máximo 20 kg y el móvil más de eso. Así, el primero lo podemos utilizar llevándolo en la mano, mientras que el otro debemos portarlo sobre unas ruedas. Los detalles de estas clases de extintores se regulan en el Real Decreto 709/2015, de 24 de julio, por el que se establecen los requisitos esenciales de seguridad para la comercialización de los equipos a presión.

Otro documento imprescindible es el Real Decreto 2060/2008, de 12 de diciembre, por el que se aprueba el reglamento de equipos a presión y sus instrucciones técnicas complementarias. En él, se habla sobre la ubicación y la colocación de estos equipos de seguridad contra incendios. Entre otras cosas, se determinan obligatoriedades que debemos seguir en su instalación con respecto a la altura de estos, el tipo o cómo se deben señalizar.

Normativa sobre instalaciones

Sobre las instalaciones, se encuentra también el Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios. Este texto legal contiene la información necesaria para conocer el tipo de profesional técnico indicado para la instalación de un extintor o un grupo de extintores. Son expertos con potestad para colocarlos. Deben contar con conocimientos de las normas de instalación y de mantenimiento y es obligatorio que se encarguen de llevar consigo una etiqueta de mantenimiento anual.

Dependiendo de dónde vayamos a instalar los aparatos, la ley obliga a que se realicen un número diferente de revisiones periódicas. Todas deben ser llevadas a cabo por especialistas que conozcan al fabricante del extintor y todos los mecanismos de sus sistemas contra el fuego. También es habitual recurrir a la empresa mantenedora para este tipo de operaciones o comunicar incidencias a los usuarios de las instalaciones. Pueden ser verificaciones trimestrales, quincenales o anuales.

El reglamento de equipos a presión

Sobre las comprobaciones complementarias también podemos tener información detallada en el Real Decreto 2060/2008, de 12 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de equipos a presión y sus instrucciones técnicas complementarias. Además, existen otros Reales Decretos en donde se determina la necesidad de un tipo u otro de revisión, los patrones que ayudan a decidir la periodicidad de estas y otros aspectos o características de cada sistema. El técnico especialista debe conocer estos documentos.

Por último, para cumplir la normativa de extintores también es importante que confiemos en la empresa instaladora para asegurarnos una cobertura óptima para el edificio. Dependiendo de algunos parámetros, tendremos que decidir el tipo de instalación, una clase (A o B) y diferentes eficacias. Por supuesto, se tomarán más medidas en aquellas instalaciones con alto riesgo, determinado según los parámetros que se indican en función de la norma básica de edificación NBE-CPI/96, que en la actualidad ya cumplen los edificios más modernos.

En definitiva, los extintores para incendios son una necesidad en cualquier tipo de edificio, público o privado. Calcular el tipo de instalación y revisión que necesita cada espacio forma parte de la tarea de un profesional conocedor de las normas pertinentes. Seguridad JCH se encarga de asegurar la presencia de extintores en su empresa conforme a la normativa de extintores, edificio de viviendas o en toda aquella zona en que sea obligatorio contar con un extintor cerca para asegurar la seguridad y protección frente a posibles incendios.